¡Oiga, que yo he venido a hablar de mi libro!

1402.04


La autora feminista Katha Pollitt mencionó en un reciente artículo en el New Yorker que había estado sopesando el publicar o no una ácida reseña en la página de Amazon de la nueva novia de su ex, pero se contuvo. En una entrevista, sin embargo, confesó que le había leído la cartilla a una amiga cuyo libro no había tenido ni una reseña en Amazon cuando salió, recomendándole que hiciera que algunos amigos publicasen unas cuantas. Su amiga siguió el consejo, pero Pollitt se llevó una decepción. "Vaya amigos de mierda. Sólo han escrito una frase".

Bienvenidos al mundo editorial en la era de Amazon, una nueva cara que salió un poco más a la luz cuando la filial canadiense de Canadá reveló la identidad de los autores de muchas reseñas antes anónimas. Autores que se dan cinco estrellas a sí mismos; que escriben, como Dave Eggers, reseñas anónimas a favor de los amigos o acusan conspiranoicamente a oscuras sociedades "underground" de ir reventando los libros de sus enemigos, con ataques combinados, en enjambre, de críticas sin nombre; cineastas que escriben emails a 3000 personas para que digan algo ("lo que sea") sobre su última película independiente; o escritores que compilan listas de obras preferidas o recomendadas que, por supuesto, incluyen todas las suyas; o gente dejada de la mano de Dios (o los lectores) y que compra ejemplares de sus propias obras para escalar la listas de más vendidos. Nada nuevo, claro, solamente una nueva vuelta de tuerca a las puñaladas en la espalda y las bajadas de pantalones, chantajes y favores sembrados para recogerlos multiplicados que consituyen el mundillo desde siempre. A fin de cuentas, ya hubo gente acusando a Shakespeare de plagiario y ladrón de ideas desde el mismo lecho de muerte o burlándose salvajemente de él desde las tablas por ser un trepa social. Ambas cosas con razón, por cierto. De los manejos de Proust para conseguir que A la sombra de las muchachas en flor se llevara el Goncourt y fuese un best-seller, manejos organizados desde su habitación aislada de enfermo crónico y realizados con cartas de 16 páginas y entrevistas a las cuatro de la mañana, no hablamos, que es fascinante, pedante y muy aburrido.

Mientras tanto, Cory Doctorow lanza en la Red su segundo libro gratis y copyleft. Si en la era digital lo mejor que pueden hacer los creadores musicales es distribuir libremente su música, como forma de marketing, y centrarse en las verdaderas fuentes de financiación, algo similar haya quizá que esperar de los escritores: libera tu libro y finánciate con lecturas en librerías y bibliotecas (muy populares en EE.UU. al menos), conferencias en universidades, columnas en periódicos locales o sindicadas o revistas de compañías aéreas. Haz bolos de distintas maneras o simplemente espera a que el lector que se ha bajado el libro se canse al segundo capítulo y se compre la versión en papel (es duro leerse una novela entera en la pantalla, la verdad, aunque podemos jurar que lo hemos hecho con El siglo de las luces y Cien años de soledad: trabajo). Tomen el mismo camino que la prensa gratuita frente a la que solamente se financia en un 80% de la publicidad. En fin, échenle imaginación.

  |  Del.icio.us me  |  Menéame



Comentarios:

"De los manejos de Proust para conseguir que A la sombra de las muchachas en flor se llevara el Goncourt ....su habitación aislada de enfermo crónico ... no hablamos, que es fascinante, pedante y muy aburrido"

No se por qué dices que es pedante, ni por qué aburrido. Fascinante, casi tampoco lo veo, como no sea porque (en una sola frase bastante larga, por cierto; ¿alguna influencia?) hilvanas casi todos los lugares comunes que se han creado en torno a Proust, salvo quizás el corcho de las paredes. Rosario de tópicos.

La existencia de tópicos me fascina, eso sí. Es sabido que a los humanos nos gustan las buenas historias, y cuando no la hay nos la inventamos, dando así paso a la mejor literatura: la de ficción. Los tópicos sobre Proust ya representan rizar el rizo, transformar a un escritor en ¡personaje de ficción!

Bueno, la realidad (mi vertiente científica se resiste a morir) es que Proust anhelaba ganar el Goncourt. Pero las maniobras las realizó Leon Daudet. Amigo de la infancia extremadamente influyente, formaba parte del jurado y, como diríamos coloquialmente, "puso los cojones encima de la mesa" cuando llegó el momento. Amigos así queremos todos, ¿no? Siempre me pareció que este empujón para ganar el premio en cierto modo devolvía el equilibrio al cosmos, perdido cuando el mediocre Gide devolvió el manuscrito de "Por el camino de Swan" sin siquiera haberlo leído. Otra muestra del apestoso aroma del mundo literario: enanos pueden juzgar a gigantes, aunque en justicia eso no es exclusivo de la literatura; ocurre lo mismo en Física, Química...

Puesto por dobroide en Febrero 14, 2004 06:35 PM

Bueno, si te fijas el corcho de las paredes del 102 Bvd. Housmann está incluido en lo de "aislado" ;-). Por cierto, el mismo Proust se encargó de promover algunos de estos tópicos: lo de la carta de 16 páginas está inspiranda por la que el Narrador le escribe a Swann en la primera parte de A la sombra de las muchachas en flor. En cuanto a que sus manejos me parezcan fascinantes, lo son cuando los cuenta DePainter; aburridos, si vas a las cartas mismas; y pedantes, no sé, digamos que hablar de este tipo de intrigas 85 años después puede tener su interés pero también su punto de pedantería.

Y efectivamente, lo del Goncourt no es muy buen ejemplo de sus tejemanejes ya que todo lo montó Leon Daudet (aunque si queremos alargar la trama, se puede recordar que aunque amigos desde jóvenes, su relación se mantuvo de verdad por medio de Lucien Daudet, hermano pequeño de Leon, amante de Proust allá por los noventa y luego amigo íntimo hasta su muerte). Conseguir que lo publicase precisamente la editorial del pitufo de Gide (maniobra de marketing y de cara al canon) en vez del editor del primer volumen sí que es un verdadero lío.

En cuanto a la influencia en las frases largas, no creo que sea de Proust. Leer una de sus interminables frases son como ir de compras con tu novia: siempre hay una nueva cláusula introducida por un punto y coma, igual que siempre hay una cosita nueva que probarse o a que echarle un ojo, una tela que tocar, un escaparate al que asomarse o una tienda en que entrar, y a ti, si estás enamorado y es el principio, en vez de tocarte las pelotas todo te parece adorable, una forma encantadora de seducirte que además le perdonas porque sabes qué va a pasar cuando llegues a casa. Mis frases largas (que, bueno, no son tan largas) son más bien inspiradas por Faulkner: en vez de elegantes y equilibradas, producto de una incontenible necesidad de seguir, una imposibilidad de callarse, de ir siempre adelante, posponiendo el punto y el silencio que éste implica: como un niño que ha hecho algo malo y para disimular le cuenta a su padre, nerviosito perdido, una cosa emocionante que le pasó en el colegio y no se calla, o ese amigo pesadísimo y borracho que no para de decirte que te quiere un montón y que eres de puta madre: quien inspira la verborrea no es más que la culpa o el alcohol. Como ves, más tópicos ;-).

Puesto por Antonio en Febrero 15, 2004 04:13 AM

Ja, ja, parece que he dado con un hermano proustiano :-))
Nunca he querido leer a Painter, no sabría explicar por qué ...en menos de 16 páginas. A lo mejor por su anticuada visión del mundo.

Pero, si no los conoces, te recomiendo la biografía de J-Y Tadie, y sobre todo la de W.C. Carter (cómicas iniciales, pero fantastica biografia americana que te permite sacar tú mismo las conclusiones, sin hacer una "vida de santo").

Pero quizás el mejor de todos para mi gusto, y el único que releo de vez en cuando, es "M. Proust" de su criada, Celeste Albaret . Me maravilla que alguien tan retorcido y egoísta como Proust pudiera llegar a ser, además, tan querido. Y por personas tan excepcionales.

En cuanto a la pedantería de hablar sobre cosas que ocurrieron hace 85 años, puede que tengas razón. Pero es que la gente y el mundo apenas si han cambiado desde entonces, y además "sólo en el recuerdo las cosas adquieren su verdadera dimensión, sin la distracción que supone vivirlas".

Puesto por dobroide en Febrero 15, 2004 10:27 AM

Y si encimas eres "de ciencias" me voy a sentir todavía más en familia :).

La de Carter se mostró muchísimo por las librerías de aquí por aquí pero no llegué a comprarmela, la de Tadie sí y era muy "refrescante" después de la de Painter. Mucho menos vida y milagros de santo, mucho más distanciada. Aunque menos firme en la línea narrativa, más fragmentada, lo que tiene sus ventajas pero también la sensación de que te estás quedando con huecos. Pero solamente pude leerme las primeras páginas, porque, ay, falta el tiempo para leer por placer un libro de 800 páginas que no tenga que ver con el trabajo.

En cuanto llamar pedantería al hablar de estos temas, es más una forma de poner distancia con la profesión tan rara que tengo que otra cosa. Me tendrías que ver saliendo de la biblioteca a fumarme un cigarrito para ponerme a hablar de la tesis dantesca de un amigo y los oscuros y escalofriantes sucesos detrás de un castigo en el Infierno...

Puesto por Antonio en Febrero 15, 2004 01:49 PM

elastico_recomienda.jpg
neural.jpg


minielastico.jpg


CopyFight Files: nuestro proyecto paso a paso

  

  

  



especiales_de_la_casa.jpg
POR FAVOR, ¡PIRATEEN MIS CANCIONES!
Por qué son más rentables 100.000 fans piratas que llenen mis conciertos a 10.000 originales.

CUANDO LA SGAE DESPERTÓ, LA TECNOLOGÍA TODAVÍA ESTABA ALLÍ
que la música sea gratis para ustedes, los consumidores, no significa que los artistas no podamos ganar dinero con ella

POLITICAL GAMES: DE ESCAPE FROM WOOMERA A UNDERASH
La industria del entretenimiento ha desviado la propaganda de guerra del cine a la consola.

EL MERCADO DE LAS IDEAS
Las buenas ideas estan en todas partes. Patentarlas es la mejor manera de evitar su materializacion.

LA MUERTE DEL PERIODISMO Y OTROS CUENTOS APOCALÍPTICOS
Es verdad, el periodismo está en crisis. Pero es una crisis que debemos celebrar.