La muerte del periodismo y otros cuentos apocalípticos

2501.05


Malén Aznarez, defensora del lector del diario El Pais, se despide de su cargo con un lamento por el estado de la prensa tradicional y una cita de Howard Kurtz: Go back to the future. Y termina: Ante el fenómeno creciente de los blogs de Internet, el "nuevo periodismo" que mezcla con pleno descaro, y jactándose de ello, información, opinión, rumores y fantasías, no está de más recuperar la fórmula de Kurtz, tan vieja como el buen periodismo y en plena vigencia. La defensora del lector tiene toda la razón del mundo; el periodismo está en crisis. Personalmente creo que es una crisis que debemos celebrar.

La vieja escuela establece que un dato debe ser comprobado al menos tres veces antes de convertirse en noticia. Este principio obedece a un motivo muy concreto: si tus datos quedan en entredicho o tu entrevistado resulta ser un fraude no sólo quedas como un melón y tu credibilidad se cae a pedazos sino que asumes las responsabilidades legales de los daños y perjuicios que puedas haber causado a terceros con tu publicación.

De lo que no veas, nada te creas. Normalmente, después de una cagada, el medio en desgracia pide perdón y se retracta públicamente, como hizo El País con su disparatada campaña de las torres gemelas que están y no están. Si la cagada ha sido gorda, se cortan algunas cabezas, se pagan los desperfectos y se promete solemnemente que no se repetirá el error, como le ha tocado estos dias a la CBS, al Washington Post y un poco antes al New York Times. Aun así los escándalos se multiplican, la confianza se pierde y las encuestas aseguran que el lector es cada vez más reacio a tragarse todo lo que le dan. Malén Aznárez lo considera una crisis. Yo creo que es un triunfo. Porque la responsabilidad última del circuito de la comunicación no la tiene el escritor sino el lector y ya iba siendo hora de que se diera cuenta.

Todos y cada uno de nosotros tenemos el derecho y la responsabilidad de dudar. En nuestra vida diaria nos cuidamos muy mucho de confiar en cualquiera y hay razones poderosas para que sea así. Si compro un reproductor de vídeo en la calle y al llegar a casa me encuentro con que me han vendido una caja llena de piedras, la culpa es mía por no comprobar que me llevo lo que he pagado. Si me meto en el coche de un desconocido a las cuatro de la mañana es posible que me meta en un lío del que me cueste mucho salir. La ley nos protege de muchas cosas pero no de nuestra propia idiotez. Nosotros elegimos en quién confiar y qué información seleccionar en la maraña de datos que nos llega cada día. Por eso somos tan responsables de los motivos que definen nuestra conducta como de nuestra conducta misma y mantener lo contrario es pedir que nos den una venda y decidan por nosotros sobre todo lo demás.

Cuando yo leo una noticia en El Pais o en el New York Times no estoy comprando un vídeo en la calle sino en El Corte Inglés. Esto es, un establecimiento legal con responsabilidades concretas de cuyos abusos con el cliente se ocupa, en último caso, la ley. Si el vídeo no me funciona, lo puedo devolver. Y si no me dan uno nuevo o no me devuelven la pasta les pongo una denuncia y dejo de comprar allí. Cuando leo una noticia en un blog, estoy comprando un vídeo en la calle y ya sé a lo que me expongo. Lo que ocurre es que últimamente la calle vende mejores productos y tiene mejores precios que El Corte Inglés.

De lo que leas, la mitad. A mi no me gusta arriesgarme, pero me gusta probar. No deambulo a ciegas comprando a desconocidos: los vendedores ambulantes me vienen recomendados, tengo la opinión del cliente en la etiqueta del producto y, si no tienen el vídeo que busco o no me convence su material, les falta tiempo para presentarme a otro vendedor que posiblemente lo tenga o me diga dónde encontrarlo. Por supuesto, me gusta mirar lo que venden los otros y saltar de flor en flor, soy bastante caprichosa. Pero mi lealtad se compra con disponibilidad, afinidad, seriedad y constancia. Si mi favorito de hoy no renueva su inventario, no cubre mis necesidades, se cambia de acera sin avisar o me da las vueltas mal, me voy a comprar a otro sitio. Faltaría más.

Por mucho que a algunos les cueste creerlo, los lectores no son idiotas y les gusta tener lo mejor. Hay un número limitado de periódicos en España y la tele que no es de pago tiene cinco canales y uno regional. Montar un periódico o un programa es un negocio caro y el usuario tiene que conformarse con lo que le dan. Pero montar una cabecera online es mucho más asequible y tiene distribución internacional. Y están los blogs: generales, temáticos, personales, colectivos, políticos, gráficos, empresariales, amateur, profesionales. Si uno te defrauda tienes miles de sustitutos que probar. Si puedes tener lo mejor, ¿por qué contentarte con menos?

Es cierto que la prensa tradicional está en crisis y hay que dar gracias a dios, porque el lector ha recordado que tiene derechos y ha empezado a hacerlos valer exigiendo calidad y un poco de respeto por su atención. En un escenario mediático de grandes empresas con intereses corporativos, servidumbres políticas y ambiciones económicas ha pasado lo que tenia que pasar, que en cuanto ha habido una alternativa viable los que han sido un poco listos han empezado a picotear fuera del plato y a exigir algo a cambio de su lealtad.

Las grandes cabeceras tienen que cambiar. Abandonar esa soberbia y adaptarse o morir. Aquí han pasado cosas, señores. Ya no se puede hacer lo que a uno le de la gana porque ya no mandamos tres.

Al menos que empiecen a dar bien las vueltas. Faltaría más.

  |  Del.icio.us me  |  Menéame



Comentarios:

Y además los medios de comunicación responden a unos intereses que no son sólo de los consumidores, sino de las empresas que se anuncian en los medios y de las multinacionales a las que pertenecen.
Nos tienen como consumidores pasivos, cada vez hay menos periodismo real y más propaganda. Creo que ante eso, y con los nuevos medios, la gente se ha buscado una alternativa, porque básicamente quiere enterarse de lo que pasa y está empezando a participar.

Puesto por chosovi en Enero 25, 2005 02:14 AM


no acabo de entender este post. De qué deberíamos alegrarnos? de que la prensa tradicional sea cada vez menos confiable? o de que la gente prefiera otros medios que en general son menos confiables que ella?

creo entender que te alegras de que la gente, al consumir un medio tan evidentemente dudoso como los blogs (en general) llevará activado el chip crítico-receloso... pues yo no lo sé, la verdad, dudo bastante. Todo es juego, no? contar mentiras tb

lo único bueno que veo en todo esto es que los informadores de calidad ya no tienen que callarse necesariamente (tienen una vía de escape en los blogs)... pero el sueldo es el sueldo, no? la gente todavía no vive del aire, así que seguirán escribiendo al dictado

Puesto por kaspis en Enero 25, 2005 02:54 AM

Redondo. Y ahora como pongo nada mañana que lo quite de la portada? O mejor, cómo se escribe "día libre"? ;-).

Puesto por Antonio en Enero 25, 2005 05:26 AM

"algo mañana", claro.

Puesto por Antonio en Enero 25, 2005 05:38 AM

Mmmm, muchas gracias, Marta, y a ti también, Antonio. Maravilloso post. Transparente.

Puesto por Jose en Enero 25, 2005 07:48 AM

Buenos días, Marta, me has alegrado la mañana. Sigue dando gusto leerte.

Puesto por cád en Enero 25, 2005 09:08 AM

Hola, ayer leí otro enfoque diferente a este artículo de opinión de Aznárez, ésta es la dirección:
http://envozalta.bitacoras.com/archives/000346.html

Puesto por Jumper en Enero 25, 2005 11:27 AM

Pero Martita, si el descredito de la prensa se tiene que aliviar con blogs... apañados estamos.

Puesto por Juanlo de la cruz en Enero 25, 2005 12:44 PM

Pues a mi me gusta, pero aún me gustó más el de ayer en La Petite, el de romper el canon... Estilos distintos, que se dice :-)

Puesto por Rabo Castúo en Enero 25, 2005 01:53 PM

Acabo de leer un post sobre los Blogs en

www.justoserna.bitacoras.com

Es una reflexióna algo pesada pero interesante.

Puesto por Sari en Enero 25, 2005 02:22 PM

Magnífico comentario, y muy pertinente.

La despedida de la defensora ha sido decepcionante, con muy poca autocrítica y mucho echar balones fuera.

Y ese final en que los blogs son la amenaza para el periodismo es de vergüenza ajena. Tanto en el caso Rather, como en el del anuncio de las torres en el El País, fueron los blogs los que levantaron la liebre, mientras los periodistas miraban para otro lado.

En los blogs, por su interactividad, la mentira o la chapuza no dura cinco minutos sin que alguien la señale. Los periódicos "normales" en cambio, tanto en papel como online nos ponen día tras día errores mayúsculos delante de los ojos, y en general se van de rositas, sin que, me temo, muchos de sus lectores sean conscientes de la porquería que les están vendiendo.

Si el tema os interesa, modestamente, os remito a mi blog
http://www.malaprensa.com

Puesto por Malaprensa en Enero 25, 2005 02:57 PM

ha sido una despedida penosa; y si el periodismo está en crisis será por algo más que por la existencia de los blogs, que más que la causa, en todo cosa serán parte de los síntomas de dicha crisis;

y este post acrecienta las diferencias entre prensa "seria" y blogs: la primera a duras penas va a conseguir la credibilidad que le sobra a una argumentación tan brillante y bien cosntruida como la que acabo de leer: bravo

Puesto por willy en Enero 25, 2005 06:25 PM

"Por mucho que a algunos les cueste creerlo, los lectores no son idiotas..."

Los hay que sí y los hay que no. Como los periodistas, los viajantes de comercio y tenderos de ultramarinos. Vamos a dejarnos de maniqueísmos; los que escriben en cabeceras impresas son, en principio, tan susceptibles caer en la tendenciosidad, el bulo interesado, la falacia, la mentira o la la infamia, como los que escriben en los blogs, pero están sujetos a unos filtros y unas cautelas, por sí mismos y por la empresa editora. Desde los blogs, debido en parte a que es un mundo inconexo e inabastable, se escribe desde la práctica impunidad.

Desde luego no es metafísicamente imposible encontrar en la calle un vídeo de tanta calidad como en el Corte Inglés. Incluso de gratis y satisfechos los derechos de autor, tasas e impuestos por el filántropo mantero. Hay por ahí algún reconocido profesional del periodismo que cuelga diariamente sus informaciones, opiniones, rumores y fantasías -no sé si jactándose de ello, pero sí con pleno descaro- sin cobrarles un céntimo a sus incondicionales. (Otra cosa es lo que espere ganar con la futura edición -en papel, por supuesto- de su blog).

Dejemos que la selección natural y los inteligentes lectores hagan su trabajo. Claro que también alguien dijo, al principio de la televisión basura, que la gente no es idiota y acabaría por seleccionar lo que realmente le interesara. Y en efecto, así ha sucedido: la televisión basura lo invade todo.

Puesto por Brian en Enero 26, 2005 12:03 PM

La crisis del periodismo ha llegado un poco tarde a este carnaval de crisis que ha sido el inicio del nuevo milenio. Pero finalmente le ha tocado su turno.
El Periodismo —con P mayúscula— ha formado parte de las instituciones paradigmáticas de la humanidad durante los últimos 200 años. Podríamos decir que nació con la modernidad, como uno de sus pilares.
La libertad de prensa —que no es más que la institucionalización de la libertad de expresión, ganada por la revoluciones burguesas— junto con el liberalismo en la economía, el auge de la filosofía y el pensamiento antiescolástico, las tendencias antiacadémicas en el arte... sentaron las bases de lo que serían las sociedades occidentales en los últimos dos siglos del pasado milenio.
Ahora estamos presenciando —desde hace más de dos décadas aproximadamente— el derrumbe de aquellos cimientos: las crisis en la filosofía —entre las fracturas en el marxismo clásico, las teorías absurdas del fin de la historia, los callejones sin salida del nihilismo, el neo-pragmatismo suicida—; la profundización del abismo económico Norte-Sur, el desastre neoliberal y el estancamiento de las economías punteras; el boom de ciertos sectarismos religiosos, del fundamentalismo —no siempre oriental—; el cambio progresivo de la perspectiva trascendentalista en el arte por lo efímero, lo inasible, ajeno al tiempo y a cierta concepción anquilosada de la historia del arte... y finalmente —aunque no será esta la última caída— los sucesivos escándalos en zonas de la prensa tradicional que parecían intocables.
Conste que el Periodismo —fiel a su esencia moderna— siempre ha estado en crisis: desde los tiempos de Pulitzer, pasando por los New Journalism de los años 60, hasta la actual descentralización del sistema comunicativo global.
Pero siempre ha sobrevivido. ¿Lo hará también ahora? ¿Acabarán los medios alternativos con la gran prensa? Ese tema merecería una tesis de doctorado.
Un detalle: en toda esta disputa estamos hablando de occidente, y dentro de esta cultura, sobre todo de las regiones más desarrolladas. ¿Y si incluyéramos a África en esta análisis?...

Puesto por Boris en Enero 26, 2005 03:46 PM

elastico_recomienda.jpg
neural.jpg


minielastico.jpg


CopyFight Files: nuestro proyecto paso a paso

  

  

  



especiales_de_la_casa.jpg
POR FAVOR, ¡PIRATEEN MIS CANCIONES!
Por qué son más rentables 100.000 fans piratas que llenen mis conciertos a 10.000 originales.

CUANDO LA SGAE DESPERTÓ, LA TECNOLOGÍA TODAVÍA ESTABA ALLÍ
que la música sea gratis para ustedes, los consumidores, no significa que los artistas no podamos ganar dinero con ella

POLITICAL GAMES: DE ESCAPE FROM WOOMERA A UNDERASH
La industria del entretenimiento ha desviado la propaganda de guerra del cine a la consola.

EL MERCADO DE LAS IDEAS
Las buenas ideas estan en todas partes. Patentarlas es la mejor manera de evitar su materializacion.

LA MUERTE DEL PERIODISMO Y OTROS CUENTOS APOCALÍPTICOS
Es verdad, el periodismo está en crisis. Pero es una crisis que debemos celebrar.